Una pandemia de información falsa: la Infodemia

Infodemia

“Nos preocupan los niveles de rumores y desinformación que están obstaculizando la respuesta”, declaró la máxima autoridad de la OMS, quien agregó: “no solo estamos luchando contra una epidemia, estamos luchando contra una infodemia. Las noticias falsas se propagan más rápido y más fácilmente que este virus, y son igual de peligrosas”.

Sabemos que “En río revuelto, ganancia de pescadores!”. Tristemente se refiere a las personas que suelen sacar provecho de las situaciones de caos o desorden. Muchos corrieron a generar nuevos negocios! Aprovecharon y se inventaron formas de hacer plata, mucha plata!

Prácticamente en todos los paises se han dado abusos en la compra de mascarillas. Unos decían, como se ha dicho durante siglos, que solamente los enfermos las necesitaban. Nos convencieron a toda la humanidad de la necesidad de que todas las personas sanas lleven una mascarilla, porque existe la sospecha de que sean portadores de virus y que anden contagiando!

LAS MASCARILLAS RESULTARON UN NEGOCIO FENOMENAL

Fuimos testigos de abusos en al menos cinco paises en latinoamérica. Grandes escándalos relacionados con las mascarillas!

La ciencia debería ser necesaria para las decisiones políticas. Durante la pandemia, los que han sabido obtener ganancias de la desinformación, han utilizado criterios que no están basados en evidencia científica! Se han aprovechado de la falta de conocimiento! En palabras del profeta Oseas: “Mi pueblo perece por falta de conocimiento…” (cita completa)

En medio de tanta desinformación los gobiernos recurrieron a encerrar a las personas! Los medios de comunicación aprovecharon también para echarle fuego a la hoguera: una maravilla el tener una audiencia cautiva, esperando la siguiente noticia fatal! Muchos medios de comunicación se convirtieron exactamente en los que muchos governantes querían: canales oficiales repitiendo una versión oficial. La que ellos querían dar. Por esto es importante que no olvidemos la historia!

Miente miente, que algo queda. Una mentira, repetida mil veces, al final termina siendo una verdad”

Esa la frase que se ha atribuido a Joseph Goebbels, el ministro de Propaganda del Tercer Reich. Por ello, es importante desvirtuar las afirmaciones inexactas y tendenciosas oportunamente para que así no logren el objetivo de desviar la verdad.

Es importante analizar la historia.

En marzo de 2020, cuando comenzó la pandemia, Anthony Fauci, el principal asesor médico del presidente de los Estados Unidos, explicó en una entrevista de 60 Minutes que sentía que el uso comunitario de máscaras era innecesario. Unos meses después, argumentó que sus declaraciones no pretendían dar a entender que consideraba que los datos para justificar el uso de máscaras de tela eran insuficientes. Más bien, dijo, si hubiera respaldado el uso de mascarillas (de cualquier tipo), se produciría un pánico masivo y conduciría a una escasez de mascarillas quirúrgicas y N95 entre los trabajadores de la salud, que necesitaban más las mascarillas. Sin embargo, los correos electrónicos de una solicitud de la Ley de Libertad de Información revelaron que Fauci dio en privado el mismo consejo, contra el uso de máscaras, sugiriendo que no era simplemente su postura exterior hacia el público en general.

En mayo 2020 inicia una nueva etapa en la INFODEMIA. Bajo la máscara de las “noticias falsas”, las empresas big-tech inician con una nueva de Inquisición al estilo medieval!

Repentinamente en pleno siglo XXI nos devolvemos al año 1184, a la zona de Languedoc (en el sur de Francia) para combatir las herejías!

Un grupos de médicos en el Estado de Texas, Estados Unidos, realizan un comunicado para informar que la Hidroxicloroquina, tomada en los estados iniciales de la enfermedad Covid, evitan por completo la hospitalización. La conferencia es interrumpida en Facebook, Twitter, Youtube, Vimeo eliminan todos los videos e impiden que las personas sepan que existe una alternativa en la Hidroxicloroquina!

Aparecen empresas como Fact-Check, que se encargan de ejercer esta nueva Inquisición Tecnológica. Meses más tardes descubrimos que la empresa Fact-Check es financiada por una de las farmacéuticas interesadas en desarrollar “vacunas”. Hoy se tiene documentado este grave CONFLICTO DE INTERESES.

Los fact-checkers, en realidad lo que hacen es declarar falso, todo lo que les interesa que quede oculto.

Hoy, la base de datos de todos los estudios de HCQ COVID-19 acumula la cantidad de 360 estudios, 263 revisados por pares, 294 comparando grupos de tratamiento y de control. Hoy sabemos que bloquearon esta información para que no se dieran a conocer los tratamientos médicos que pueden evitar la hospitalización. Para quien ocupe evidencia, puede acceder a esta base de datos en este link HQC DATABASE

Paralelamente otro medicamento estrella, que funciona extraordinariamente bien para bajar la carga viral es la IVERMECTINA. Todo tratamiento con ivermectina fué satanizado! Igual dijeron que era falso. La propia FDA publica ” Por qué no debe utilizar la ivermectina para tratar o prevenir el COVID-19

FDA utiliza la imagen de un caballo para satanizar el uso de la Ivermectina!

Existe también una presentación de Ivermectina que utilizamos en caballos, en ganado y en los perros y gatos.

Hoy sabemos sabemos que la Ivermectina, tomada en la etapa inicial de la enfermedad reduce en un 98% la necesidad de hospitalización, y cuando se utiliza en estados más avanzados, disminuye de manera importante la posibilidad de muerte! Las personas interesadas en tener evidencia médica, evidencia científica, pueden recurrir a esta página: https://c19ivermectin.com/

Nos dicen y nos repiten una y otra vez: las vacunas son seguras:

Indican que las vacunas son seguras y efectivas.

Miente, miente, que algo queda!

Omiten indicar las estadísticas de efectos adversos registradas en los Estados Unidos. El consentimiento informado que deberían darle a cada persona que llega a ponerse una Vacuna contra Covid-19, debería incluir:

Más de diecisiete mil muertes, más de diez mil parálisis de Bell, más de ochocientos dieciocho mil efectos adversos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas